Tag Archives: Luis Fernando González

March 21st, 2017
Story by RAFAEL MÉNDEZ | El Confidencial

Un enorme cartel publicitario en la ladera de la montaña daba la bienvenida a Marbella. “Bienvenido a territorio MacAnthony”. MacAnthony es Darragh MacAnthony, un halcón del negocio inmobiliario nacido en 1976 en Dublin que desde la Costa del Sol vendía promociones en España, Bulgaria, Marruecos, Turquía o Cabo Verde. En el Reino Unido es famoso por tuitear contra los futbolistas del club que posee, el Peterborough United, en la tercera división inglesa, pero en la Costa del Sol lo conocen las decenas de británicos que le han denunciado por estafa con las promociones inmobiliarias con las que, dicen, les sacaba el dinero. Denuncian que la sociedad de MacAntonhy se esfumó de la noche a la mañana gracias a un nonagenario que asumió la titularidad llamado Fernando Arespacochaga del Olmo, sobrino del asesor fiscal de la ‘jet’ investigado por seis juzgados Joaquín de Arespacochaga. Fútbol profesional, Marbella, testaferros, Papeles de Panamá… Aquí no falta de nada.

El juzgado de instrucción 4 de Marbella investiga desde 2011 a MacAnthony y a su sociedad MacAnthony Reality International Spain. Decenas de británicos se querellaron contra él por estafa, blanqueo y apropiación indebida. Denuncian que les vendía casas en lujosas promociones prometiendo “una revalorización anual del 15%”. Aseguran que no solo cobraba anticipos por las viviendas, que en unos casos no llegaban a terminarse, sino que les cobraba otros servicios auxiliares con otras empresas. “MRI Lifetime, que es un servicio de instalación y mobiliario de los apartamentos, costaba 265 euros al año. Sorprende que les haga pagar por la instalación de muebles y el mantenimiento de la vivienda incluso mucho antes de que la misma esté construida”, sostiene la querella del abogado Sergio García Bravo, que su sumó al procedimiento el verano de 2016.

DANIELE GRASSO

El pleito lo comenzó el abogado Luis Fernando González, del despacho Lawbird, especializado en Marbella a defender a británicos de las múltiples estafas que han sufrido. En nombre de 49 compradores les denunció por apropiación indebida y/o estafa por unos muebles que, decían, nunca llegó a proporcionarles y por los que reclamaban 492.495 euros.

El abogado de MacAnthony, Enrique Fernández de la Lama, resta importancia al asunto: “Es la reclamación de unos clientes por la compra de unos muebles. Ya hemos justificado que fue porque llegó la crisis inmobiliaria. Fue a pesar de haber invertido más dinero del que se recibió de los clientes”. Este considera que lo lógico es que el procedimiento penal se archive y la reclamación siga otro curso.

Los demandantes no solo iban contra Darragh MacAnthony. Se dirigían también contra un hombre de 90 años llamado Fernando Arespacochaga del Olmo. Sostenían que era “formalmente el administrador único de la mercantil Inmobiliaria Vasco Peruana, la cual es, a su vez, también formalmente, la administradora única de la española MacAnthony Reality International Spain” (MRIS). Señalaban que dada la falta de movimientos económicos de la Inmobiliaria Vasco Peruana esta daba la impresión de ser “una empresa meramente instrumental”.

Joaquín Arespacochaga, fotografiado por la policía en Madrid.
Joaquín Arespacochaga, fotografiado por la policía en Madrid.

El argumento del abogado González es que MRIS desapareció en esa empresa para que no hubiera a quién reclamarle el dinero. Y que Arespacochaga era solo un hombre de paja al que jamás se lo podrían reclamar responsabilidades. MRIS quedó liquidada en 2012. En un columpio de altas y bajas en el registro mercantil, la sociedad estaba en manos de Inmobiliaria Vasco Peruana SAC desde el año 2005. Esta sociedad tiene sede en Perú y, aparentemente, no tiene ninguna conexión con Macanthony.

Sin cartel en la puerta

La declaración de Fernando Arespacochaga en el juzgado confirmó que efectivamente él tenía poco que ver en el negocio. Allí afirmó “que un sobrino suyo es asesor de MRIS y le invitó a tener un cargo como director de esta empresa para agilizar los trámites de esta ya que los socios de la entidad no residían en España y él sí”. Añadió que “por este cargo le pagan 600 euros al mes y que su sobrino se llama Joaquín de Arespacochaga” y admitió que “escapa a su control la actividad real de la empresa MRIS”, que él confió en su sobrino, que era quien le decía dónde tenía que firmar.

Los vínculos entre MacAnthony y Fernando Arespacochaga llegan a las Seychelles

El nombre de Joaquín Arespacochaga quedó colgando en esa declaración. Nadie tiró del hilo. Era el asesor fiscal de MRIS y el que nombró a un nonagenario para que firmara. En otros seis juzgados de Cádiz y Madrid hay huellas de Arespacochaga, aunque en esos sí está siendo investigado, según una investigación de El Confidencial. Se trata de un inspector de Hacienda en excedencia y asesor fiscal de la jet. Está investigado por ayudar a miembros de la buena sociedad madrileña a fingir su residencia fiscal en el exterior, como tres hermanos Cotoner, tres hijos del exjefe de la Casa del Rey, y Enrique Maestre Cavanna, hijo del promotor Tomás Maestre. Según la investigación sobre el desvío de fondos públicos del dinero de la Bahía de Cádiz, Fernando Arespacochaga era utilizado como testaferro habitual por Joaquín Arespacochaga. La dirección de varias sociedades en las que participa la peruana en España es calle Azulinas 7, en Madrid, local identificado como centro de los negocios de Joaquín Arespacochaga en Madrid.

Fernando Arespacochaga también era titular de una sociedad offshore que acabó en manos de MAcAnthony.
Fernando Arespacochaga también era titular de una sociedad offshore que acabó en manos de MAcAnthony.

Cuando los abogados de los denunciantes de Marbella fueron a Madrid a ver la sede desde la que supuestamente se controlaban las inversiones en la costa vieron un portal anodino sin cartel en la puerta. Nada que ver con la pomposa sede de MRIS en Marbella años antes, ante la que a menudo estaban aparcados coches de lujo. El abogado de MacAnthony, Enrique Férnández de la Lama, ve perfectamente lógica la relación: “El sobrino de Fernando Arespacochaga le llevaba temas fiscales y como no estaba aquí en España puso en el consejo de administración a Fernando, pero no ha tenido nada que ver como MRIS”. Este sostiene, en contra de los denunciantes, que la Inmobiliaria Vasco Peruana no tiene nada que ver con las firmas de MacAnthony.

“Pasadlo a Mossack Fonscea”

El mismo papel de ‘prestanombre’ para la red societaria de su sobrino es el que Fernando de Arespacochaga tiene en las decenas de sociedades registradas en paraísos fiscales y creadas por el despacho de abogados Mossack Fonseca, a cuya base de datos este diario tiene acceso en el marco de la investigación de los Papeles de Panamá. En medio de los once millones de documentos que la componen es donde se halla la conexión ‘offshore’ entre Arespacochaga y MacAnthony.

Constitución de Jaguar Capital en los Papeles de Panamá.
Constitución de Jaguar Capital en los Papeles de Panamá.

Los vínculos entre MacAnthony y Fernando Arespacochaga no se limitan a que el nonagenario pasó a controlar formalmente la inmobiliaria de Marbella. Se replicó idéntico a miles de kilómetros de distancia, en las islas Seychelles. El nombre de Fernando figuraba como accionista de la sociedad Jaguar Capital Limited hasta 2005. En 2006, esta compañía se utilizó para abrir una cuenta bancaria en Suiza a nombre de Natalie MacAnthony, la esposa de Darragh. Lo mismo hicieron ese año con cientos de sociedades para burlar un actualización de la ley europea sobre secreto bancario. La mujer del magnate del fútbol figura como “beneficiaria final del 100%” de la sociedad incluso en documentos de 2015.

El mismo Darragh intervino para agilizar los trámites. En un correo de finales de 2013 pide a su asesor que “pase los documentos a los de Mossack Fonseca, para asegurarnos de que todo esté bien hecho”. Y es que la sociedad tenía un fin declarado, gestionar una propiedad en Ascot, a las afueras de Londres. En marzo de 2016, la propiedad se vendió por 2,3 millones de libras, algo más de 2,6 millones de euros.

Un cartel de Darragh MacAnthony daba la bienvenida a la Costa del Sol.
Un cartel de Darragh MacAnthony daba la bienvenida a la Costa del Sol.

El imperio de MacAnthony en la Costa del Sol es historia. Pero sus perseguidores son tenaces. Los abogados de Lawbird han encontrado la mansión que posee en Marbella, un enorme chalé de 2.500 metros en una parcela de 8.000 en la Sierra blanca. La llaman el mirador, por las vistas, y está a nombre de una sociedad. “¿Si las inmobiliarias quebraron y no pudo pagar a los que le compraron los muebles cómo se está pagando esa mansión? ¿Quién paga esa hipoteca?”, se pregunta el abogado Luis Fernando González, que critica las maniobras societarias de MacAnthony, que no llevó sus empresas a concurso de acreedores. Estos recuerdan el gusto por el dinero de MacAnthony con una declaración de hace unos años: “Estaría desolado si en cinco año no atesoro un patrimonio de al menos mil millones de euros”.

January 17th, 2013
Story by JUANA VIÚDEZ | El Pais

Un centenar de afectados por una supuesta estafa inmobiliaria cometida en la Costa del Sol, República Dominicana y Marruecos ha recusado al instructor de la causa, José Emilio Coronado Ruz, titular del juzgado de instrucción número 16 de Madrid, porque su hermano Ignacio Coronado Ruz, está vinculado societariamente al principal implicado en el supuesto fraude, Ricardo Miranda Miret.

La querella por la estafa, que alcanza los 4 millones de euros, lleva casi dos años en instrucción. Sin embargo, los perjudicados han descubierto justo ahora el parentesco. Según el escrito de los abogados Antonio Flores y Luis Fernando González, el hermano del instructor ha sido “accionista, secretario e incluso presidente del consejo de administración de la sociedad Paraíso Tropical SA”, también propiedad del principal imputado.

El bufete encargado del caso también ha solicitado una ampliación de la querella inicial con la que pretenden que se impute al hermano del magistrado y a los empresarios Carlos Sánchez Hernández y Andrés Liétor. Estos dos últimos han sido procesados y están pendientes de sentencia por el caso Malaya contra la corrupción en el Ayuntamiento marbellí.

Según los abogados, el hermano del magistrado ha sido también representante de la sociedad CCF S. A., dueña de unos terrenos en República Dominicana. Estas mismas parcelas también pertenecen a la sociedad CCF 21 Negocios Inmobiliarios S. A., cuyos dueños son los empresarios Sánchez y Liétor.

Los afectados por la supuesta estafa, en su mayoría británicos, lamentan que el juez no haya tomado medida cautelar alguna desde que comenzó a instruir la querella y no descartan “acciones judiciales directas”.

La defensa del promotor Ricardo Miranda sostiene que en este tiempo se ha demostrado que su defendido devolvió “todo el dinero que le reclaman”. “Se ha acreditado con transferencias bancarias”, añade el abogado Alberto Fraguas.

Los perjudicados llegaron a pagar 4,2 millones por unas viviendas que no se construyeron

Los querellantes acusan a Miranda y a la comercializadora Ocean View Properties, en proceso de liquidación, de cobrar sumas millonarias por tres promociones que nunca llegaron a construirse. Según sus testimonios, 43 de ellos llegaron a pagar 4,2 millones de euros por unos apartamentos en Estepona para los que, según la querella, el promotor no tenía ni la propiedad del terreno, ni llegó a solicitar licencia de obra. La entrega media oscilaba entre los 70.0000 y 100.000 euros, aunque algunos aportaron hasta un millón de euros por varias propiedades.

Según la querella, la inmobiliaria Ocean View Properties se encargaba de comercializar las promociones y les daba a firmar un contrato tipo, en el que nunca aparecía la firma del promotor. Las promociones se llamaban Estepona Beach&Country Club, Punta Perla Marina (Republica Dominicana) y Tafedna Bay (Marruecos). Los afectados acusan al empresario de desviar el dinero que le entregaron por la promoción de Málaga a sociedades de República Dominicana.

Miranda mantiene que la inmobiliaria Ocean View Properties le encargó que construyera la urbanización de Estepona y que le adelantaron por este trabajo 12 millones. El proyecto “no fue viable por problemas administrativos”, entonces, según su testimonio, devolvió a la inmobiliaria los 12 millones con una serie de transferencias que asegura haber acreditado.